¿Sabías que un trayecto en ascensor puede dar para mucho más que hablar del tiempo?

Es la idea que se esconde detrás del elevator pitch, una de las herramientas de comunicación que deberías manejar tanto si eres un emprendedor, que necesita inversores, socios o colaboradores, como si buscas empleo.

Se trata de despertar interés en tu proyecto o en tí como candidato a un puesto, de captar la atención de tu interlocutor en el menor tiempo posible, con un discurso breve y convincente, de no más de dos minutos.

Y no, lo más probable es que no lo vayas a poner en práctica en un ascensor sino en eventos de networking, imprescindibles para seguir construyendo una buena red de contactos profesionales.

Pero cualquier circunstancia es buena para hacer networking. ¿Y si un día te presentan a alguien y resulta que está pensando en invertir en un proyecto? ¿Y si te tropiezas con el jefe de recursos humanos de una empresa en la que acabas de dejar tu CV? ¿Sabrías cómo captar su interés en cuestión de minutos?

Construye tu elevator pitch

Ya sabes tienes sólo unos minutos. ¿Cómo vas a estructurar ese tiempo para aprovecharlo al máximo y conseguir tu objetivo?

Ponte en situación, imagínate que entras en un ascensor y justo cuando se van a cerrar las puertas entra la persona con capacidad para darte el empleo de tu vida o aportar la financiación o colaboración que impulsará tu proyecto. Te habrás quedado pasmado. 

Hay oportunidades que no sabemos si alguna vez se repetirán, no la dejes pasar.

Qué es lo primero que le dirías

Hay que empezar por el principio: Preséntate. Explica quién eres y cuál es tu proyecto o profesión.

Puedes añadir algún dato de tu experiencia o formación que refuerce la idea de que estás capacitado. No hagas un discurso descriptivo, trata de transmitir la pasión y el entusiasmo que sientes por tu proyecto o profesión. Recuerda que tienes que conseguir que preste atención al resto del elevator pitch. 

Aunque no consigas una cita con esta persona (objetivo final de esta conversación) si la presentación ha funcionado cuando volváis a coincidir se acordará de ti y tendrás una nueva oportunidad.

De qué queremos hablar

El ascensor sigue subiendo… Tú ya te fijaste en que esta persona va al octavo piso, pero los pisos pasan demasiado deprisa. Es hora de ir al nudo de la cuestión.

Explica el por qué de tu idea o negocio o por qué serías una buen fichaje, uno de esos candidatos qué llamarían para una entrevista de trabajo.

  • Plantea el problema o la necesidad que resolverá como algo obvio y detalla quién los tiene. Esto servirá para que tu interlocutor se haga una idea del número de potenciales clientes, de la magnitud del mercado y de las perspectivas de crecimiento.
  • Frente a tu hipotético empleador, en este punto, demuestra que conoces la empresa y el sector manteniéndote al día de sus últimas tendencias, teorías, etc.

Qué ofrecemos

Ahora que ya has puesto a tu interlocutor en situación, ha llegado el momento de explicar qué ofreces, qué es lo que te diferencia o diferencia a tu proyecto y por lo que ahora es él el que no debe dejar pasar esta oportunidad.

  • Si eres un emprendedor explica cuál va a ser tu solución a ese determinado problema, cómo vas a ejecutarla, en qué punto del proceso estás y los resultados que prevés alcanzar.  El objetivo es que tu interlocutor lo visualice. Por último, menciona al equipo de profesionales en los que te apoyas. Habla de ellos como lo has hecho de tí. Eso añadirá valor a tu proyecto.
  • Si buscas trabajo tienes que explicar qué podrías aportar a la empresa y por qué tu candidatura y no otra merece ocupar un puesto en la misma.

El ascensor está llegando a su planta y el tiempo se acaba…

Sólo queda despedirse, agradece el tiempo que te ha dedicado y propón un próximo encuentro. Recuerda que la finalidad del elevator pitch no es vender, sino generar interés, conseguir una cita en la que sí vas a tener más tiempo para conseguir tu objetivo final.

Un elevator pitch efectivo

Cuando te sientes a preparar tu discurso tienes que tener muy claro qué es lo que quieres transmitir. La información fundamental: aquella con la que vas a conseguir captar el interés y la que quieres que recuerden de ti.

Evita irte por las ramas o entrar en detalles que no aporten nada y trata de ser conciso.

No abrumes con cifras. Puedes emplearlas algún dato siempre y cuando los datos estén contrastados, evites exageraciones y no los maquilles.

Evita el uso de palabras muy técnicas. La persona a la que te diriges no tiene por qué ser experta en el sector en el que se va a desarrollar tu producto o servicio.

Y sobre todo, ensaya tu discurso tantas veces como haga falta. Te ayudará a ajustar el tiempo, trabajar la comunicación lo verbal (posturas y gestos) y a coger soltura.

A partir de ahora, ¿de verdad crees que vas a seguir hablando del tiempo cuando cojas un ascensor?

Enlaces

¿Qué es un elevator pitch y cómo prepararte para él?

Elevator pitch: tienes veinte segundos. Emprender en la escuela. Antonella Broglia. Vídeo explicativo de cómo hacer un elevator pitch

Concurso de elevator pitch para emprendedores

Cómo hacer un elevator pitch en 60 segundos Vídeo

Anuncios

2 comentarios en “Convencer más rápido que inmediatamente: Elevator Pitch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s